barcos de madera - madera para barcos - embarcaciones de madera

Barcos de madera: materiales, composición y mantenimiento

En este artículo, vamos a desmontar el mito de que la madera no es resistente al agua con el simple ejemplo de la existencia de los barcos de madera. La madera para construcción ofrece un gran abanico de posibilidades, ya que se adapta muy bien a cualquier modificación que queramos ejercer sobre ella, tanto trabajándola como pintándola, tratándola, etc. Cada madera tiene sus características, y en MAJOFESA disponemos de productos ideales para fabricar barcos de madera. Entérate de cómo conseguirlos.

Partes de una embarcación de madera

Existen maderas que por sus propiedades son mejores para resistir la atmósfera exterior o ciertas condiciones adversas, mientras que otras que son más sensibles también pueden aguantar si se aplica un adecuado tratamiento. Ejemplo de ello es la fabricación de barcos de madera, donde el material está pensado para que esté en contacto constante con el agua, sin contar con el fuerte impacto del oleaje o la lluvia.

Los barcos de madera están compuestos por una pieza clave alargada: la quilla. Es la pieza que va de proa a popa por la parte inferior de una embarcación y sobre la que se apoya el armazón. Esta espina dorsal resiste el peso de la estructura, que está formada por:

  • Las cuadernas, que son las curvaturas laterales de madera, las paredes que suben hacia arriba si partimos de la base.
  • Las planchas, fijadas a las cuadernas que impiden la entrada de agua a la embarcación.
  • Los puentes y las superestructuras, que forman los asientos para la tripulación, los controles operativos y demás espacios necesarios.

¿Qué materiales se utilizan para fabricar barcos de madera?

Así como sucede con las maquetas, las propias embarcaciones están compuestas por diversas partes. La quilla de los barcos de madera está constituida por grandes vigas de madera, unidas por pernos y pasadores. El forro exterior está compuesto de tablas de madera, cuyas juntas se tapan con algodón o estopa impregnados en alquitrán o sebo. Entre las maderas que se utilizan para forros y cubiertas de buques destacan la madera de pino, madera de olmo y madera de roble.

En el caso de las cuadernas de madera laterales, se colocan encalladas en la cara superior de la quilla, en una ranura longitudinal o alefriz. Las cuadernas se fabrican de dos maneras:

  • Curvadas al vapor: suelen estar hechas de madera de roble u olmo tratada al vapor para curvarlas con arreglo a plantillas o gálibos.
  • Labradas con reviro: suelen ser también de madera de roble u olmo y se emplean cuando su tamaño no permite la utilización de las curvadas al vapor. Se construyen en secciones llamadas genoles, varengas y barraganetes, ensambladas por medio de pernos o cabillas.

Tipos de madera para construir embarcaciones

Casi todas las piezas en un barco de madera soportan esfuerzos de torsión o flexión, y esto se consigue reblandeciendo las piezas con vapor o fuego. Por tanto, cuanto más flexible y resistente sea la madera, mejor. Las mejores especies que cumplen estas condiciones son el haya y el fresno, que además tienen una superficie sin nudos y veteada para poder cortarla sin problemas.

Aunque la madera es más ligera que el agua de por sí, es importante que sea lo más liviana posible (sin que afecte a la resistencia mecánica), de modo que facilite la flotabilidad del barco, sobre todo en las partes más superiores. La madera de pino rojo se utilizan sobre todo para la fabricación de mástiles.

Por otro lado, la madera que quede sin sumergir, se mojará por los golpes de mar y se secará con el viento y el sol. Por ello, la madera de iroko es la mejor especie por su estabilidad y resistencia natural a la humedad.

En cuanto a la durabilidad frente al ataque de hongos y la pudrición es muy importante utilizar maderas resistentes a estos ataques. O bien recubrir el material con productos químicos como el pentacloraenol, que actúa como inmunizante. Además, es muy importante mantener una limpieza frecuente. El agua salada actúa como un conservante suave, así que los problemas vienen dados por el agua de la lluvia, que se estanca y produce daños en las capas de protección de la madera.

La falta de ventilación es un enemigo letal para cualquier estructura de madera. Las fundas o lonas con la que cubramos los barcos de madera deben estar hechas de materiales transpirables. Además, estas embarcaciones necesitan un buen flujo de aire que ventile continuamente las zonas de alojamiento y los espacios de estiba (o almacenaje), a menos que se aplique un deshumidificador marino. Esta ventilación es indispensable para evitar que el barco huela mal y se vuelva húmedo o prolifere el moho.

Consejos para mantener los barcos de madera 

Para un buen mantenimiento de la madera de barco, es importante utilizar un barniz sintético, de larga duración y con filtro solar, que aporte una protección completa frente a los rayos ultravioletas. Después de aplicarlo uniformemente sobre la superficie que deseemos (las que no, las cubriremos con cinta para no mancharlas),

Lo dejaremos secar alrededor de unas 5 horas. Por supuesto, si existen tablones de madera deteriorados, rotos o agujereados, debemos sustituirlos para evitar que el agua se filtre debajo de la cubierta. Siguiendo estos consejos, podremos salir a navegar con total tranquilidad.

Valorar