Carcoma

Carcoma

La carcoma es un insecto xilófago nada deseable en nuestros muebles o estructuras de madera. Se presenta como una de las peores plagas que podemos experimentar y dichas larvas son peculiares, lo que supone tener que emplear técnicas de fumigación específicas. Te enseñamos cada tipo de carcoma y los peligros que presentan.

¿Qué es una carcoma?

Se trata de un insecto xilófago en forma de larva que tiene un aspecto similar a los escarabajos y pueden denominarse “queras” en ciertos países. La carcoma se alimenta de la madera, agujereándola por completo de forma silenciosa.

Lo peor no es esto, sino que suele criar larvas dentro de la misma madera que, a su vez, también se alimentan de madera. Por tanto, en cuestión de días, podemos tener un ejército de carcoma dentro de nuestros muebles, devorándolos de dentro hacia afuera.

El problema que presentan no está sólo relacionado con el daño que causa en la madera, sino con su actuación silenciosa. Sabemos que estamos ante una plaga de carcoma cuando vemos agujeros en las partes exteriores de los muebles, ya que estos insectos crean túneles dentro de los muebles que al final salen al exterior.

Las carcomas pueden ser de distintos tipos, cambiando su aspecto considerablemente. Ten en cuenta que algunas las vemos de forma directa, pero otras son ilocalizables, ya que son microscópicas. Normalmente, su cuerpo es negro o pardo y su tamaño es, como máximo, de 9 mm.

Cuando se hacen adultas no viven mucho, pero el problema no es ese: colocan muchísimos huevos de crías. Por tanto, no duran, pero se reproducen rápidamente, de ahí que sea una plaga muy peligrosa.

Decir que las carcomas pueden estar en cualquier sitio, sin discriminación. Da igual que estemos en la ciudad o en el campo, hay muchos factores que entran en juego.

Tipos de carcoma

  • En primer lugar, encontramos la carcoma de los anóbidos. Normalmente, este insecto se alimenta de madera de abeto o de pino y son localizables debido a su tamaño, que puede llegar a los 1.2 centímetros. Poseen ciertas peculiaridades que nos permiten identificarla mucho mejor, como, por ejemplo:
    • Son curvadas.
    • Tienen pelos finos en la espalda o parte superior de la cabeza.
    • No duran más de 5 años, pero ponen huevos por todos lados.
    • No tiene por qué alimentarse de madera.
    • Cuando la carcoma es adulta puede ser más difícil de eliminar.
  • En segundo lugar, encontramos la carcoma de los cerambícidos. Su aspecto es negro azabache y se parecen a cucarachas porque tiene dos antenas largas, como por sus patas. Su tamaño puede llegar a los 1,10 cm, siendo mucho más grande que otros tipos.
    • Un truco, para saber si tenemos este tipo de carcoma, es buscar serrín sobre el mueble o la superficie. Si tiene, muy probablemente, tendrás carcoma.
    • El ciclo de vida de este tipo puede ser largo, pero lo más destacable es su tamaño, que pueden llegar a medir 8 centímetros.
    • Por otro lado, decir que, preferiblemente, buscan madera cortada o sin tratar. Sin embargo, puede aparecer en cualquier madera, pero siempre prefieren madera de pino o abeto. Cuidado con los muebles.
    • Este tipo de carcoma es detectable a simple vista porque dejan agujeros muy prominentes a la vista, que pueden llegar a ser de 10 mm de ancho. No obstante, cuando veamos esos agujeros, ya habrán hecho mucho daño interior.
    • Cuidado con este tipo de carcoma porque puede durar hasta 15 años.
  • Por último, nos encontramos con la familia de los líctidos. Esto último dependerá del tipo de madera. Su aspecto es blanco y tiene puntos de color negro o marrón.
    • Suelen dejar polvo allá por donde van y unos agujeros que pueden llegar a ser de 10 mm.
    • Este tipo de carcoma es uno de los más pequeños, midiendo 7 mm cuando se convierten en adultos.
    • Se alimentan de madera húmeda.
    • Colocan huevos por los diferentes poros que encontramos en la madera.
    • Podemos encontrarnos carcoma en el bambú, pero normalmente la localizaremos en roble, encina, olmo o nogal.
    • Detectarla es complicadísimo porque es muy pequeña, cosa que no cambia cuando se vuelve un escarabajo. Así que lo podemos hacer mediante el serrín tan fino como la harina que van dejando.
    • Viven hasta 1 año.
    • Puede atacar a humanos por culpa de los parásitos. Esto ocurre cuando ya no sabe de qué alimentarse.

En estos casos, desde MAJOFESA te recomendamos que contactes con controles de plagas porque en pocos meses te quedarás sin madera. Como consejo, revisa el estado de tus muebles de forma periódica para ver si encuentras serrín o algún síntoma de aparición de estos insectos.

Contacta con nuestros almacenes de madera MAJOFESA para comprar tus tablones de madera de la mejor calidad con la certificación de nuestra madera FSC ® y PEFC ™ que incluyen a MAJOFESA en la Cadena de Custodia forestal a nivel mundial, mediante la cual otorgamos a nuestros clientes credibilidad y garantía ecológica.



Monitor OK