Suelo laminado

Suelo laminado: las maderas más adecuadas

¿Dudas sobre qué suelo poner en tu casa? El suelo laminado puede ser una opción muy recomendable para este fin. Como existen miles de maderas, vamos a hablar de aquellas que se configuran como las más adecuadas para un entorno familiar. Hay que tener muchas cosas en cuenta, por ello hemos decidido contarte todo lo que necesitas saber.

¿Qué es el suelo laminado?

El suelo laminado puede definirse como un pavimento en forma de capas que se fabrica a partir de materiales naturales o sintéticos que imitan la madera, cerámica u hormigón. Además, es muy resistente y proporciona el valor decorativo que muchas personas buscan.

Existen muchas maderas para el suelo laminado, pero la clave reside en elegir la adecuada. Por tanto, es un material bastante más económico que el parquet, ofrece una gran resistencia y tienen un valor decorativo muy interesante. Además, su instalación es muy sencilla, ya que las láminas encajan por presión.

Tipos de suelo laminado

Encontramos distintos tipos que se clasifican según la resistencia que tengan al impacto. Para más aclaración, podemos acudir a la normativa UNE-EN 13329, la cual enumera los tipos de suelo laminado. En dicha norma lo veremos como revestimientos, no como pavimentos. Principalmente, se dividen en uso comercial y en uso doméstico:

  • Uso doméstico:
    • Clase 21. Uso doméstico moderado -> para entornos de bajo uso (dormitorios).
    • Clase 22. Uso doméstico general -> para entornos de uso normal (salones).
    • Clase 23. Uso doméstico intenso -> para entornos de uso continuo (cocina, pasillos, etc.).
  • Uso comercial:
    • Clase 31. Uso comercial moderado -> perfecto para entornos comerciales con bajo uso (habitación de hotel).
    • Clase 32. Uso comercial general -> para entornos genéricos (clases de colegios, oficinas).
    • Clase 33. Uso comercial intenso -> para entornos desgastados (almacenes, pasillos, etc.).

También hay que hacer referencia a los tipos de suelo laminado que encontramos:

  • DPL o Suelo Laminado de presión directa. Es el más barato y cuya imitación a la madera es muy buena. Sirve para uso comercial y doméstico.
  • HPL o Suelo Laminado de alta presión. Es más caro, pero tiene mejor resistencia al uso e impacto. Ideal para usos intensos, ya que tiene 7 capas prensadas con presión y calor.

Características del suelo laminado

Como es lógico, este material tiene una serie de características muy interesantes. Así que, hemos decidido mostrarte todas ellas de forma escueta:

  • Precio. Es mucho más competitivo que el de sus rivales, como es el parquet. Esto es muy importante para nuestros bolsillos porque, normalmente, tendremos que comprar muchos metros, lo que se traduce en mucho dinero. Por tanto, la diferencia económica se nota bastante.
  • Apariencia. No hay nada como el parqué natural, pero el laminado ofrece una apariencia muy realista. Además, el parquet tiene un problema: cambia su apariencia conforme pasa el tiempo, pudiendo perder el color original. Su imitación es tan buena que no es tan fácil distinguirlo del parquet. Por otro lado, su color siempre es el mismo.
  • Elasticidad. No es tan elástico como el parquet, algo que notamos al caminar sobre él. Notaremos un suelo más robusto.
  • Temperatura. El parquet tiene la virtud de tener propiedades térmicas, pero el suelo laminado no. Sin embargo, existen ciertas “triquiñuelas” que nos permitirán aislar el suelo laminado del frío.
  • Resistencias a factores. En cuanto al agua, no vemos diferencia entre ambos materiales, debiendo prestar atención a las mismas precauciones.
  • Fácil de instalar. Es muy fácil de instalar en comparación de instalar parquet, por ejemplo. Se hace por un sistema de clic muy sencillo, pudiendo colocarse encima de un suelo con azulejos.
  • Mejor mantenimiento. Este es el talón de Aquiles del parquet, y es que el suelo laminado no precisa de unos cuidados intensivos que tengan que ver con el nutrido de la madera, etc. Así que, si te preocupan las manchas o rasguños, elige el suelo laminado.

Cómo elegir correctamente el suelo laminado

Abrimos este apartado para darte algunos consejos sobre qué suelo laminado es el mejor para ti. Debes prestar atención a una serie de factores que entran en juego en la elección ideal de tu suelo. Entre otros, destacamos los siguientes:

  • Color. Encontramos una gama amplia de colores, pero suelen destacar los beiges, blancos y grises. Como consejo, los tonos claros iluminan mejor los espacios, otorgando una sensación mayor de amplitud. Los beiges son los que mejor combinan con los entornos, aunque los oscuros son ideales para espacios más privados o minimalistas.
  • Acabado y uso. Si queremos un acabado especial, lo tendremos a nuestra disposición. Recomendamos formatos largos para espacios amplios. Cuidado con el uso que le vayamos a dar porque no es lo mismo el suelo de la cocina, que el suelo del dormitorio.
  • Antibacterias. Este detalle marca la diferencia porque piensa que vamos descalzos muchas veces por nuestra casa. Por otro lado, si tienes mascota, esto es un esencial porque vienen de la calle y luego se tumban en el suelo.
  • Antideslizante. Otro factor a tener en cuenta para cuando vamos a instalar suelo laminado en el baño o en la cocina.
  • Grosor. Cuanto más grosor, más resistencia ofrece. En MAJOFESA te recomendamos un buen grosor para obtener una vida útil larga.
  • Antirayaduras. Algunos incorporan esta protección, lo que les convierte en un producto más interesantes. Pensad en cuando movemos sillas, se nos caen unas tijeras o cualquier otra cosa.

Contacta con nuestros almacenes de madera MAJOFESA para comprar tus tablones de madera de la mejor calidad con la certificación de nuestra madera FSC ® y PEFC ™ que incluyen a MAJOFESA en la Cadena de Custodia forestal a nivel mundial, mediante la cual otorgamos a nuestros clientes credibilidad y garantía ecológica.



Monitor OK