MADERA DE CASTAÑO

Castanea sativa
madera de castaño
Procedencia

El castaño europeo, también conocido como castaño dulce o castaño común, es un árbol propio de ambientes templados o cálidos, por lo que crece normalmente en zonas del sudoeste de Europa, el norte de África y de Asia Occidental.

 

Color

La madera de castaño es de color marrón amarillento, un color que recibe ese mismo nombre. Además, la madera no presenta líneas brillantes, sino que se trata de tonos mate y oscuros que caracterizan a otras especies similares como el roble.

 

Textura

Los poros de la madera de castaño forman anillos con vetas que dotan al material de valor decorativo. Tiene pocos nervios, por lo que es una de las maderas más estables que oferta el mercado de maderas. Esta característica es especialmente favorable en aplicaciones donde la madera va a estar sometida al contacto con el exterior y a grandes variaciones de humedad y temperatura, como es el caso de las ventanas, puertas y tarimas.

 

Durabilidad

La madera de castaño posee baja permeabilidad, además de una composición química rica en taninos. Esto le proporciona gran resistencia natural al exterior en climas templados, y a los xilófagos en interiores. No obstante, es una madera con una flexibilidad y resistencia muy limitada, no soporta los golpes y es poco elástica.

 

Características

Es una de las leñas con menos nervios, lo cual es una característica de la madera muy ventajosa para trabajarla a temperaturas húmedas, como en ventanas, puertas o tarimas. La madera de castaño se puede trabajar bien gracias a su fácil mecanización, clavado, atornillado y pulido, además de poseer óptimas cualidades para el barnizado y teñido. Se trata de una madera muy atractiva para ambientes rústicos y modernos.

 

Usos

Tradicionalmente, la madera de castaño se ha utilizado para la construcción, la carpintería y la fabricación de muebles, para barriles, ataúdes, postes, muletas, estacas, mangos de paraguas o utensilios de cocina y chapas.