MADERA DE DABEMA

Piptadeniastrum africanum
madera de dabema

Procedencia

El dabema es un árbol que recibe distintos nombres alrededor del mundo, entre los que destaca dabema (Europa y Corta de Marfil), dahoma (R. Unido y Ghama), mbeli (Liberia), o tom (Guinea Ecuatorial y España). Con el nombre científico de Piptadeniastrum africanum, se trata de una especie que crece a lo largo de la costa occidental de África, especialmente en Costa de Marfil, donde las plantaciones alcanzan cifras muy altas, además de en Nigeria, Camerún, Gabón, el Congo y Zaire.

 

Color

La madera de dabema se reconoce fácilmente por su color rojizo en la base del tronco, y por color grisáceo en la corteza superior. La albura se distingue por su tono más blanquecino, mientras que el duramen tiene un color que varía desde el pardo dorado hasta amarillo verdoso o gris.

 

Textura

La corteza de la madera de dabema es delgada y lisa. Los anillos del tronco son poco visibles y el grano es más bien basto.

 

Durabilidad

La madera de dabema tiene buena resistencia en cuanto al ataque de insectos y de hongos, sin embargo, es sensible a los teredos y se recomienda no almacenarla con agua salina.

 

Características

El dabema es uno de los árboles más grandes y comunes del bosque húmedo, por lo que se puede utilizar sin barnices ni protección alguna para exteriores. Sí es aconsejable, en cambio, utilizar los tratamientos idóneos para emplearla en contacto directo con el suelo. Cuando la madera de dabema se seca, elimina el olor fétido que le caracteriza. Se trata de una madera semipesada y semidura con muy buenas cualidades mecánicas, algunas veces de mala estabilidad, y se mancha en contacto con el hierro por la humedad que contiene en sí misma.

 

Usos

La madera de dabema es adecuada como sustitutiva del roble en ciertos usos, especialmente en carpintería de armar, fabricación de paletas y carpintería interior y exterior. También se puede utilizar en muebles rústicos o contrachapados.