MADERA DE ETIMOÉ

Copaifera salikounda
madera de etimoé - bois d'étimoé - etimoe wood - madeira de etimoé
Procedencia

El etimoé es un árbol que crece en el este y el centro de África. Recibe el nombre científico de Copaifera salikounda y pertenece a la familia de las Fabaceae. A día de hoy y por el momento se conoce que su masa forestal, su producción y su exportación son muy bajas, por tanto es una especie en peligro de extinción. Los países principales en los que se cría son Costa de Marfil, Ghana, Guinea, Libera y Sierra Leona.

 

Color

El color de la madera de etimoé varía de marrón ligeramente rojizo al marrón gris, y la albura está claramente diferenciada del duramen.

 

Textura

La madera de etimoé es una madera dura y robusta, semipesada, con una fibra generalmente recta o ligeramente entrelazada, mientras que el grano varía de un tamaño entre fino y medio.

 

Durabilidad

La madera de etimoé es medianamente resistente al ataque de los hongos y las termitas, así como a la flexión estática.

 

Características

La superficie de la madera de etimoé suele contener resina, lo que hace complicado su trabajo artesanal. Debido a su textura fuerte, es normal que durante el aserrado se desafilen las herramientas, por lo que se recomienda hacer uso de utensilios de acero ordinario o de aleaciones. El encolado y acabado no presentan problemas, mientras que el clavado y el atornillado requiere realizar taladros previos. El secado al aire de tintes y barnices es bastante lento y durante el mismo apenas se producen deformaciones.

 

Usos

Las aplicaciones más comunes de la madera de etimoé suelen ser tableros contrachapados, chapas para recubrimientos decorativos, mobiliario y ebanistería, carpintería de interior (suelos, escaleras, molduras) y de exterior, revestimientos y construcción de barcos. En los suelos laminados se suele combinar con el uso de haya, arce o roble inglés para un resultado más original y elegante.