MADERA DE ROBLE ROJO

Quercus rubra
madera de roble rojo
Procedencia

El roble rojo americano, o Quercus rubra, se cría en zonas del centro y el este de América del Norte, además del sureste de Canadá. El roble rojo es un árbol que crece recto y alto, con una robustez llamativa: su tronco puede alcanzar hasta los 40 metros de altura e incluso hasta los dos metros de diámetro.

 

Color

La madera de roble rojo es de color marrón rojizo pálido, generalmente, aunque la albura varía de un tono gris claro al rojo, mientras que el duramen pueden adquirir un color marrón claro. La corteza, suele presentar una superficie de rayas brillantes.

 

Textura

La madera de roble rojo es dura, fuerte, pesada y de grano grueso, algo que permite utilizarla para muebles o construcciones de hogar de revestimiento.

 

Durabilidad

A pesar de su textura robusta, la madera de roble rojo tiene una estabilidad moderada y poca resistencia natural al paso del tiempo.

 

Características

Se debe evitar cortar la madera de roble rojo en contra de sus vetas, ya que suelta muchas astillas, especialmente a mano. Por esto mismo es más sencillo y seguro trabajarla con máquinas que de forma artesanal. No presenta problemas con su trabajo, salvo la dureza del tronco, y el secado suele ser muy lento, con riesgo a que se ateje. Las colas alcalinas y las ácidas tampoco benefician a su composición, por lo que es mejor evitarlas. Respecto al clavado y atornillado, se puede realizar sin problemas, y el acabado suele ser cómodo y elegante.

 

Usos

La madera de roble rojo se utiliza con frecuencia para construir mobiliario, así como en el ámbito de la construcción y el acabado de interiores en el hogar. Sus radios leñosos y su color son reconocibles en puertas, cercos, tarimas, parquets, frisos o molduras. En cuanto a usos alternativos, también se usa para construir instrumentos musicales, chapas, torneados, cajas, ataúdes o plataformas.